miércoles, 16 de junio de 2010

FRAUDES ELECTRÓNICOS FINANCIEROS


Es interesante observar el grado de influencia que ha alcanzado en nuestra ciudad la tecnología en la realización de las actividades económicas diarias. La utilización del Internet para realizar transferencias de fondos o pagos de servicios es muy común. El retiro de fondos a través de cajeros automáticos se ha convertido en una masiva alternativa para obtener efectivo. El uso de las tarjetas de crédito constituye una opción válida de financiamiento que cada día tiene mayor acogida.

Sin dejar de desconocer las inmensas ventajas que presentan tales avances tecnológicos, debemos estar conscientes de la necesidad de tomar algunas precauciones básicas, que permitan proteger nuestros intereses de los delincuentes informáticos que lamentablemente rondan maliciosamente a la sociedad para cometer fraudes electrónicos financieros y con ello atentar el patrimonio ajeno.

Entre los fraudes electrónicos más comunes están los relacionados con la obtención ilegal de claves secretas y la clonación de tarjetas de débito y de crédito. Por ello resulta necesario que la ciudadanía tome en cuenta entre otras, las siguientes recomendaciones impartidas por los expertos: jamás entregar claves secretas por teléfono o correo electrónico; antes de usar cajeros automáticos verificar que en el mismo no haya objetos extraños y no aceptar ayuda de terceros desconocidos para la operación; mantener las tarjetas en lugares seguros; revisar constantemente los consumos efectuados para detectar irregularidades; memorizar las claves asignadas y jamás escribirlas; asegurarse que la tarjeta de crédito sea deslizada una sola vez por el lector electrónico; llevar siempre el número telefónico del contacto para reportar la pérdida o el robo de las tarjetas; y, guardar estados de cuenta, vouchers y recibos.

Cumpliendo aquello, aprovecharemos las bondades de la tecnología con seguridad, y nos evitaremos malos ratos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario