miércoles, 22 de septiembre de 2010

BEMOLES DE LA REVOCATORIA DEL MANDATO

En relación a las numerosas solicitudes de revocatoria del mandato presentadas en el Consejo Nacional Electoral en contra de dignatarios de elección popular, convendría al menos en forma básica tratar de entender esta delicada figura constitucional prevista en el Art. 105 de nuestra Carta Magna.

El Dr. Rodrigo Borja, en su “Enciclopedia de la Política”, conceptualiza la revocatoria del mandato así: “…es una institución jurídico-política que consiste en la opción que se da a los electores para que puedan, en nueva votación, revocar el mandato político otorgado electoralmente a un magistrado de naturaleza representativa, antes de que cumpla el período para el que fuera elegido…”.

Por su parte, Rafael Oyarte, en su obra “Curso de Derecho Constitucional”, nos ilustra indicando que: “…La revocatoria del mandato puede ser de dos especies: el recall de origen inglés, a través del cual se retira el poder de modo individual a un determinado funcionario que ostenta una dignidad de elección popular, y el abberufungsrecht (alemán), a través del cual se revoca el mandato de la totalidad de una asamblea elegida por voto popular…”

Reconociendo que la revocatoria es un serio e importante mecanismo constitucional para enfrentar la irresponsabilidad y la demagogia de mandatarios políticos que incumplen con sus promesas electorales y con sus obligaciones para las que fueron electos, es absolutamente necesario entender también que cuando se la mal utiliza, puede convertirse en un perverso mecanismo que de paso a odios y resentimientos políticos que tanto daño han hecho y siguen haciendo a nuestra Patria; más aún, en circunstancias que nuestro país no cuenta al momento con normas jurídicas suficientemente precisas para regular tan difícil tema.

Preocupa entonces, que los procesos revocatorios que actualmente se impulsan, salvo excepciones que si se justifican, puedan degenerar en costosas aventuras políticas generadoras de desorden y desconcierto ciudadano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario