jueves, 18 de noviembre de 2010

LOJA EN EL 18 DE NOVIEMBRE DEL 2010


Al celebrarse un año más de la Independencia de Loja, cabe reflexionar sobre su situación actual y sobre sus proyecciones futuras.
Loja es una ciudad organizada, en constante crecimiento económico, con dos importantes universidades en las que se educan muchos ecuatorianos e incluso hermanos extranjeros. Cuenta con empresas privadas serias y generadoras de trabajo. Tiene conservatorio de música, teatros, cines, museos, bibliotecas, bares musicales, academias de danza y regularmente se dan conciertos de orquestas sinfónicas, lo cual la confirma como una ciudad cultural y musical. Turísticamente ha logrado un gran desarrollo con el aparecimiento de confortables hoteles, hosterías, sitios de diversión, centros comerciales y restaurantes, para todos los gustos y bolsillos. En lo deportivo Loja ha colocado a su equipo profesional de fútbol en la Primera Categoría Serie A del Fútbol Ecuatoriano.
Lamentablemente como en todas las ciudades medianas y grandes, en Loja se han agudizado problemas relacionados con el tránsito, la seguridad de las personas y la contaminación ambiental, pese a lo cual sigue siendo una de las ciudades más atractivas para vivir en el Ecuador.
No es nuevo decir que Loja, ha salido y seguirá saliendo adelante gracias al esfuerzo y sacrificio de sus hijos, por lo que al celebrarse un aniversario más de su emancipación, es necesario que todos los lojanos sin importar donde nos encontremos, sigamos luchando por ésta sin desmayar, desde los distintos roles que nos ha impuesto la vida; pues, al fin y al cabo, es lo menos que podemos hacer por la querida tierra en que vimos la luz de la vida por primera vez, que nos ha dado abuelos, padres, hijos, al ser amado, amigos, identidad, literatura, poesía, música, buganvillas, repe, cecina, miel de caña, paisajes, y, muchos regalos más, que los hemos disfrutado con ese condimento perfecto para lograr la felicidad, que es la bendición sagrada de la Virgen del Cisne y de nuestros ancestros.


jueves, 4 de noviembre de 2010

EL HERMANO MAYOR DE SUDAMÉRICA -BRASIL-


Su nombre es República Federal de Brasil, tiene una superficie de 8,5 millones de Km2 ( 48% de la superficie de Sudamérica) y una población aproximada de 192 millones de habitantes (50,2% de toda Sudamérica) , que lo convierte en el quinto país de mayor territorio y población del planeta. Limita con casi todas los países de Sudamérica, excepto Chile y Ecuador; ocupa el puesto 12 en el ranking mundial de producción científica. Su economía ocupa el puesto 10 en el globo terráqueo. Produce y vende sus sofisticados aviones Embraer a las potencias mundiales; y, como justo reconocimiento a su gran desarrollo y a sus méritos deportivos y culturales, será la sede de los Juegos Olímpicos 2016. Se lo ha llamado el “Coloso del Sur” y ha pasado desde hace rato a integrar la lista de los países “monster countries”, por su tamaño y por su peso económico en el mundo, como lo refiriera el diplomático estadounidense George F. Kennan a principios del siglo.
El prestigioso periodista argentino Andrés Oppenheimer, afirmó con fundamento, que hasta fines de los años noventa, el resto de Sudamérica nunca había sido una prioridad para los gobiernos brasileños, pero a partir de la caída del muro de Berlín, cuando el planeta se dividió en una superpotencia y varias potencias regionales, el “Coloso del Sur” vio la necesidad de asumir con mayor fuerza su rol de líder y hermano mayor de América de Sur, que lo había descuidado por tanto tiempo, por sus débiles relaciones comerciales y esquivas posiciones diplomáticas frente a problemas que afectaban a sus hermanos menores sudamericanos.
Ventajosamente, esto está cambiando gracias a la positiva gestión del Presidente Lula, quien entre muchos aciertos, impulsó la creación de la Unión de países Sudamericanos el 9 de diciembre del 2004, abriendo con ello la inmensa posibilidad de que el hermano mayor de Sudamérica pueda preocuparse en mayor grado por el resto de países sudamericanos.
Es de esperar que la recientemente electa Presidenta del Brasil, Dilma Rousseff esté a la altura de las circunstancias y continúe con la inmensa tarea cumplida por su predecesor.