domingo, 29 de junio de 2014

ENSAYOS O NOVELAS

Al seleccionar un libro, algunos lectores prefieren los ensayos a las novelas, y otros lo contrario. El ensayo es un subgénero literario de la didáctica, que analiza e interpreta en forma fundamentada, temas trascendentes en base a hechos y personajes reales. La novela pura, es un subgénero literario de la narrativa, que relata hechos, escenarios y personajes ficticios, a través de la prosa. Los amantes de los ensayos argumentan, que la realidad está por encima de la ficción, y que abordar temas verídicos, posibilitan un auténtico desarrollo cultural, profesional y social del individuo. Por su parte, quienes se identifican con la novela, tienen convicción de que las ilusiones y utopías, nos permiten ser más libres y nos ayudan a destruir los barrotes que impone la realidad; tienen la idea de que por la fantasía podemos vivir las vidas inalcanzables que jamás viviremos en la realidad; y, que la fábula es el primer peldaño para alcanzar mejores realidades. Ante la novela y el ensayo, existe la opción de la novela histórica, que se nutre de sus principales características, es decir, se refiere a hechos y personajes históricos, agregándoles elementos de fantasía que despiertan interés en el lector. Entre tantas novelas históricas de interés, recomiendo las siguientes: “El Imperio eres tú”, de Javier Moro, que narra con elegante detalle la vida de Pedro de Braganza y el nacimiento de Brasil; “La caída de los gigantes”, de Ken Follet, que describe con maestría el desarrollo de la Primera Guerra Mundial; y, “Dispara, yo ya estoy muerto”, de Julia Navarro, que enfoca y profundiza con claridad el problema insoluto entre judíos y palestinos. Leer novelas y ensayos será siempre lo ideal, pero el lector establecerá sus prioridades, de acuerdo a su gusto y necesidad literaria. Lo lamentable sería que los libros estén cerrados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario