viernes, 25 de julio de 2014

LAS REDES SOCIALES

Es indudable la importancia y trascendencia que tienen las redes sociales en nuestra vida cotidiana; tanto por la enorme cantidad de usuarios, como por la ilimitada información que se puede obtener a través de las mismas. Como toda herramienta tecnológica de este mundo globalizado, las redes sociales pueden ser positivas o negativas según su utilización. A su favor se puede argumentar, que facilitan el contacto permanente entre familiares y amigos, separados por las distancias físicas existentes entre ciudades, países y continentes; o que permiten la divulgación instantánea de información cultural, científica, geográfica, social y musical, pasando por la posibilidad de expresar libremente lo que pensamos. En su contra se puede mencionar, la alteración de la personalidad del usuario por inducirlo a la desconexión de la realidad; la proliferación de expresiones cursis y banales; o, la exposición del usuario a delitos informáticos contra la propiedad, la honra o la privacidad. Al comparar lo positivo y negativo, considero que tiene mayor peso lo primero, por lo que se puede afirmar que las redes sociales traen bienestar, alegría y posibilidad de superación al individuo. Personalmente utilizo Facebook, para el contacto con familiares y amigos; y, Twitter para enterarme de los innumerables sucesos mundiales, nacionales y locales, que marcan nuestras vidas. Con el control adecuado y evitando excesos, incluso considero conveniente que las redes sean utilizadas por los adolescentes, como herramientas virtuales para acceder al conocimiento, a los idiomas y a la comunidad mundial. Reconociendo peligros intrínsecos que acechan el mundo de las redes sociales; condenarlas o prohibirlas, es abrazar lo retrógrado y el puritanismo. Usémoslas con responsabilidad, caso contrario cometeremos el grave error de estar aislados del mundo.

jueves, 10 de julio de 2014

DR. VICENTE SARITAMA CORREA (+)

La muerte de un amigo es un doloroso momento para entender la verdad cierta e inmutable de nuestro fugaz paso por la vida, ante lo cual los humanos nos tornamos más pequeños, impotentes y vulnerables. Dentro de esa dura e imperturbable realidad llega la noticia del inesperado fallecimiento del distinguido jurisconsulto lojano Dr. José Vicente Saritama Correa. Su vida la consagró a la difícil tarea del ejercicio de la abogacía por 34 años, en los cuales pudo servir con acierto a muchas personas que apelaron a su talento e intelecto jurídico para encontrar soluciones a sus problemas. Tuve el honor de conocer de cerca en el año 2004 su accionar, su inteligencia y su enorme sencillez que lo hacía más grande; cuando junto a él, y a los doctores José Luis Ojeda, Alicia Andrade, Susana Guzmán, María Augusta Montaño, Eduardo Eguiguren y Ramiro Arrobo (+), asumimos la enorme responsabilidad de dirigir el Colegio de Abogados de Loja, en convulsionados momentos para el estado de derecho y para la función judicial. Merece recordar que el empeño y ayuda del Dr. Vicente Saritama, fueron determinantes para que el Directorio de nuestra organización gremial de ese entonces, vea cumplido su anhelado sueño de que Loja cuente con un Tribunal Distrital de lo Contencioso Administrativo y Tributario. Siendo un estudioso permanente del derecho, fue abogado de consulta para colegas y estudiantes, a quienes atendió con generosidad de espíritu y con enorme cordialidad. La vida es la oportunidad permanente para luchar por lo que creemos y para cumplir objetivos en beneficio de los demás, que en el caso del Dr. Saritama, fue ejercer la noble profesión de la abogacía con probidad, talento, disciplina y tenacidad. Con su muerte, el foro jurídico lojano pierde a uno de sus mejores representantes. Descanse en paz dilecto colega y amigo.