lunes, 16 de mayo de 2016

Alexiévich, Nobel de Literatura

La Academia Sueca decidió otorgarle a Svetlana Alexiévich el Premio Nobel de Literatura 2015 “por su obra polifónica, un monumento al sufrimiento y al coraje en nuestro tiempo”, convirtiéndola con ello en la primera escritora de no ficción en ganar el laurel más importante de las letras. Antes de dicho acontecimiento -propio de mi ignorancia-, no había conocido su valiosa obra, cuyos contenidos se enmarcan entre el periodismo y la literatura. Pero gracias a la Academia Sueca me interesé por la escritora, y la verdad es que pude constatar que se trata de una fenomenal y valiente literata cuyas obras se han posicionado con tendencia creciente, como un ejemplo de lo que la literatura y el periodismo pueden lograr en franco combate intelectual contra atrocidades, autoritarismos y abusos, para abrir ventanas de esperanza en la reivindicación de los derechos más elementales de las personas. La novedosa técnica narrativa de Alexiévich, consiste en recoger numerosos testimonios individuales de las personas que vivieron los acontecimientos relacionados con el tema del libro y a partir de aquellos abordarlo con precisión y maestría. Sus obras son el resultado de un enorme trabajo investigativo desplegado en casi toda la Ex–U. Soviética, respecto a temas de interés mundial: la participación soviética en la II Guerra Mundial y en la guerra de Afganistán; el derrumbe del régimen soviético y el accidente nuclear de Chernóbil. Sus libros de lectura obligatoria “La guerra no tiene rostro de mujer” que narra la heroica pero no reconocida participación de la mujer rusa en la II Guerra Mundial; y, “Voces de Chernóbil” que aborda el sacrificio de los héroes anónimos que enfrentaron la tragedia nuclear, son posiblemente los más reconocidos. Mi homenaje y admiración para una mujer excepcional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario